Estacional verano / walüng* 2018

Sábado 22 de diciembre de 2018 a partir de las 13:00 horas.

*Walüng: verano en mapudungun

Puedes llevar tu almuerzo para compartir o reservar tu almuerzo vía correo con Maru Mansilla o Rodrigo Delgado o a sus celulares

maru_mansilla@yahoo.com, whatsapp +56978778746

rodelsan@vtr.net     whatsapp +56992204388

Llega la época de la abundancia, de cosechas, de frutos, de aves y animales.  Se alargan los días de sol, llegan los frutos, maduran los cereales. Esta es una invitación a celebrar la llegada del verano, a reflexionar y a compartir con amigos/as y seres queridos.

“Si para ti están bien el día y la noche, el verano y el invierno, has superado las contradicciones”.

Este principio destaca en forma figurada la oposición de las situaciones. Sin embargo, tal oposición podrá ser conciliada si se modifica el punto de vista con respecto al problema.

El excesivo calor del verano hace pensar compensatoriamente en el frío del invierno y a la inversa. Toda situación difícil hace evocar o imaginar a su antagónica, pero una vez en ella, vuelve la disconformidad. Entonces, la compensación nos lleva a su punto opuesto. Allí donde aparezca el sufrimiento,la compensación se pondrá en marcha, pero no por ello el sufrimiento mismo será vencido. Es muy distinto el punto de vista y el comportamiento frente a las dificultades, por parte de quien está orientado por un sentido de vida definido.

Si alguien cree que su vida tiene un sentido y que todo lo que le sucede sirve a su aprendizaje y perfeccionamiento en esa dirección, los problemas que le aparezcan no tenderán a ser eludidos compensatoriamente, sino que los asumirá descubriendo también en ellos alguna utilidad. El frío del invierno será aprovechable y también el calor del verano y cuando cada uno se presente, esa persona dirá: “¿En qué se oponen las estaciones, si ambas me sirven?”

Seminario la Reconciliación, 8 diciembre 2018

Sábado 8 de diciembre, desde las 10:30 hasta las 18:00 horas
Traer donde tomar apuntes, almuerzo y aporte de $2.000.-

Este seminario apunta inicialmente —es decir, antes de pensar en reconciliarse— a meditar sobre esta experiencia tratando de que trascienda lo psicológico para ubicarla en un nivel de espiritualidad profunda. Se trata de un desafío no menor porque define la condición necesaria del emplazamiento mental para un buen trabajo de reconciliación. Además, propone crear un aforismo personal que concentre una gran carga emotiva positiva para facilitar el proceso de reconciliación progresiva.

 

«Reconciliar no es olvidar ni perdonar, es reconocer todo lo ocurrido y es proponerse salir del círculo del resentimiento. Es pasear la mirada reconociendo los errores en uno y en los otros. Reconciliar en uno mismo es proponerse no pasar por el mismo camino dos veces, sino disponerse a reparar doblemente los daños producidos. Pero está claro que a quienes nos hayan ofendido no podemos pedirles que reparen doblemente los daños que nos ocasionaron. Sin embargo, es una buena tarea hacerles ver la cadena de perjuicios que van arrastrando en sus vidas. Al hacer esto nos reconciliamos con quien hayamos sentido antes como un enemigo, aunque esto no logre que el otro se reconcilie con nosotros, pero eso ya es parte del destino de sus acciones sobre las que nosotros no podemos decidir.»

Silo en las Jornadas de Inspiración Espiritual en Punta de Vacas, 3, 4 y 5 de mayo de 2007